1887

OECD Multilingual Summaries

The Funding of School Education

Connecting Resources and Learning

Summary in Spanish

Cover
Lea el libro completo en:
10.1787/9789264276147-en

El Financiamento de la Educación Escolar

Conectando Recursos y Aprendizaje

Resumen en español

Este informe es el primero de una serie de informes comparativos temáticos que reúnen los resultados de la Revisión de la OCDE de las políticas para mejorar la efectividad del uso de los recursos educativos (Revisión de recursos educativos, OECD Review of Policies to Improve the Effectiveness of Resource Use in Schools). Presenta opciones de políticas y análisis para ayudar a los gobiernos a cumplir los objetivos de su política educativa mediante un uso eficiente y equitativo de los recursos financieros. Tras un capítulo introductorio que explica la importancia de las políticas de financiamiento de la educación, los capítulos restantes del informe se centran en las siguientes áreas temáticas:

  • Cómo organizar con eficacia las responsabilidades en la obtención y el gasto de los fondos destinados a la educación en unos sistemas educativos de complejidad creciente.
  • Cómo se pueden diseñar mecanismos para la distribución del financiamiento entre los centros educativos de un modo que contribuya con eficiencia al aprendizaje de los estudiantes, la equidad entre ellos y otros objetivos de políticas relacionados.
  • Cómo los procedimientos de planificación pueden informar la preparación de los presupuestos de educación a fin de garantizar su sostenibilidad a largo plazo y su alineamiento con las prioridades de políticas.
  • Cómo se puede mejorar el uso efectivo del financiamiento educativo mediante las prácticas de supervisión, evaluación y transparencia.

El Capítulo 1, Why Look at School Funding Policies?, pone en contexto este informe. Expone la importancia de las políticas de financiamiento de la educacion escolar, describe las principales transformaciones contextuales que influyen en el financiamiento de la educación escolar y explica los términos y conceptos empleados en el informe. Unas políticas bien diseñadas de financiamiento de la educación son cruciales para cumplir los objetivos de calidad, equidad y eficiencia en la educación escolar. Pese a que el nivel general de financiamiento de la educación es importante, las estrategias empleadas para asignarlo son, como mínimo, igual de importantes. Dado que los países intentan incrementar el desempeño de todos los estudiantes y, al mismo tiempo, mejorar la equidad de las oportunidades de aprendizaje de los diferentes grupos, se han dedicado más esfuerzos a garantizar que los recursos se destinen a las áreas más susceptibles de alcanzar los objetivos de mejora en la docencia y el aprendizaje. Para desarrollar una distribución equitativa del financiamiento educativo, los países deben tener en cuenta tanto la equidad horizontal (asignar niveles similares de recursos a tipos similares de provisión) como la equidad vertical (asignar diferentes niveles de recursos a los diferentes grupos de estudiantes, en función de sus necesidades). Asimismo, es importante reconocer que la asignación de recursos puede aunar el afán de eficiencia con el afán de equidad. Garantizar que los estudiantes con diferentes necesidades y con diferentes circunstancias disfruten de acceso a una educación de calidad desde una edad temprana, por ejemplo, puede ser un medio eficaz para reducir las ineficiencias sistémicas.

El Capítulo 2, Governing School Funding, describe los diferentes organismos implicados en la recaudación, la gestión y la asignación de fondos educativos en los diversos países de la revisión de la OCDE y analiza cómo se organizan las relaciones entre dichos organismos. Dado que los sistemas educativos son ahora más complejos y se caracterizan en mayor medida por la gobernanza multinivel, en el financiamiento educativo participa un conjunto creciente de actores; entre ellos, diferentes niveles de la administración educativa, los propios centros educativos y proveedores privados. Pese a que, de acuerdo con el promedio en los países de la OCDE, los gobiernos centrales siguen proporcionando la mayor parte de los recursos financieros para los centros educativos, la responsabilidad del gasto de dichos fondos es compartida por un abanico cada vez más amplio de actores. En muchos países la gobernanza del financiamiento educativo se caracteriza por una creciente descentralización fiscal, una responsabilidad considerable de los centros educativos en materia presupuestaria y una expansión del financiamiento público de los proveedores de educación privada. Estos cambios generan nuevas oportunidades y retos para las políticas de financiamiento educativo y deben ir acompañados de los mecanismos institucionales adecuados. Para mantener un financiamiento eficaz de la educación y evitar efectos adversos sobre la equidad en contextos de gobernanza cambiantes, este capítulo recomienda que las reformas traten de: garantizar el correcto alineamiento de los roles y las responsabilidades en los sistemas de financiamiento descentralizados; establecer las condiciones necesarias para una gestión eficaz del presupuesto en los centros educativos; y desarrollar los marcos regulatorios adecuados para el financiamiento público de los proveedores privados.

El Capítulo 3, Distributing School Funding, presenta una panorámica del modo en que los países objeto de la revisión de la OCDE distribuyen el financiamiento educativo entre diferentes niveles de administración y entre los centros educativos, con especial atención al diseño de unos mecanismos de asignación eficaces para el financiamiento del gasto, tanto corriente como de capital. Este capítulo analiza algunas cuestiones fundamentales que se deben abordar al diseñar un modelo de asignación de financiamiento. De este modo, constata que unas fórmulas de financiamiento bien diseñadas son un medio particularmente eficaz de distribuir la financiación del gasto corriente de un modo transparente y eficiente. Al incluir criterios de ponderación para distribuir fondos adicionales entre determinadas categorías, las fórmulas de financiamiento pueden desempeñar un papel crucial para alinear la distribución de recursos con prioridades educativas como la promoción de una mayor equidad. Con independencia del mecanismo de asignación, el método empleado para identificar las diferencias en la necesidad de recursos debe someterse a revisiones periódicas y basarse en la investigación nacional, unos datos fiables y unos criterios transparentes. Este capítulo recomienda que los gobiernos: garanticen un sistema estable y transparente para la asignación de financiamiento público a los centros educativos; se rijan por un conjunto de principios rectores al diseñar fórmulas de financiación para distribuir recursos; y busquen medios eficientes para contribuir a la consecución de objetivos de equidad mediante los mecanismos de financiación de la educación.

El Capítulo 4, Planning the Use of School Funding, estudia las prácticas y los procedimientos en la planificación del uso del financiamiento educativo en los países de la revisión de la OCDE. Analiza el modo en que una planificación y unos presupuestos eficaces pueden contribuir tanto a una mayor eficiencia en los recursos como al alineamiento del gasto con los objetivos de políticas. La elaboración de los presupuestos de educación se integra cada vez más en los procesos de planificación multianuales, lo que puede ayudar a las autoridades responsables del presupuesto a tomar decisiones informadas y sostenibles al respecto, además de otorgarles una mayor seguridad en las inversiones a más largo plazo. No obstante, el capítulo constata que los planes de gasto multianuales no siempre están suficientemente ligados a objetivos y prioridades estratégicos. Desde el nivel central hasta los centros educativos, la planificación de los recursos educativos debería inspirarse en los resultados de la investigación y la evaluación, así como en objetivos estratégicos, a fin de guiar el proceso de planificación y emplear los recursos del modo más eficaz y eficiente posible. Por consiguiente, incrementar la capacidad de integrar los resultados de la evaluación, supervisión e investigación en el proceso de planificación presupuestaria es crucial para promover un gasto educativo eficaz. La planificación de los presupuestos de educación también debería gozar de la flexibilidad suficiente para responder a las nuevas prioridades y las circunstancias imprevistas, así como incentivar la eficiencia; por ejemplo, mediante una regulación transparente del derecho a reasignar los recursos no utilizados.

El Capítulo 5, Evaluating the Use of School Funding, analiza el modo en que la evaluación y supervisión del financiamiento educativo puede servir para hacer rendir cuentas a los responsables de las decisiones, dotar de transparencia al uso de recursos y garantizar que los recursos disponibles se empleen con eficiencia y equidad. Las prácticas para evaluar el uso del financiamiento educativo incluyen la contabilidad, la presentación de informes financieros, la gestión y el control internos, las auditorías externas y la gestión del rendimiento individual. La eficacia de estas actividades depende de la fiabilidad de los datos y la gestión de la información, así como unos marcos de indicadores y unos sistemas de evaluación comparativa adecuados. En lugar de centrarse sólo en el cumplimiento, los sistemas deberían también desarrollar su capacidad de vincular los recursos empleados con los consiguientes procesos y resultados educativos, teniendo en cuenta en todo momento los retos que plantea la evaluación de la eficiencia y los resultados en el área de la educación. Las políticas y los programas se deben someter a evaluaciones de impacto, cuyos resultados deben servir para fundamentar los procesos estratégicos de planificación presupuestaria. En unos sistemas de gobernanza cada vez más complejos, otro motivo de preocupación radica en garantizar un nivel adecuado de transparencia y rendición de cuentas y encontrar un equilibrio entre la rendición de cuentas y la confianza. Sobre todo a nivel local y de los centros educativos, las medidas para informar sobre el uso del financiamiento deben ir acompañadas de iniciativas para reducir la consiguiente carga administrativa. Como respuesta a este reto, una estrategia de éxito podría consistir en complementar la rendición de cuentas vertical generada por la presentación de informes y la evaluación con formas de rendición de cuentas horizontales y ascendentes, mediante la implicación de las partes interesadas. Este capítulo también pone de relieve la necesidad tanto de dar transparencia a las desigualdades en el uso de los recursos como de monitorizar su influencia en los resultados educativos de los estudiantes desfavorecidos.

© OECD

Este resumen no es una traducción oficial de la OCDE.

Se autoriza la reproducción de este resumen siempre y cuando se mencionen el título de la publicación original y los derechos de la OCDE.

Los resúmenes multilingües son traducciones de extractos de publicaciones de la OCDE editados originalmente en inglés y en francés.

OECD

¡Lea la versión completa en inglés en OECD iLibrary!

© OECD (2017), The Funding of School Education: Connecting Resources and Learning, OECD Publishing.
doi: 10.1787/9789264276147-en

This is a required field
Please enter a valid email address
Approval was a Success
Invalid data
An Error Occurred
Approval was partially successful, following selected items could not be processed due to error