1887

OECD Multilingual Summaries

OECD Skills Outlook 2019

Thriving in a Digital World

Summary in Spanish

Cover
Lea el libro completo en:
10.1787/df80bc12-en

Perspectivas de habilidades en la OCDE 2019

Prosperar en un mundo digital

Resumen en español

Las nuevas tecnologías digitales (incluidas las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), la inteligencia artificial y la robótica) están remodelando la manera de vivir, trabajar y aprender de las personas. La digitalización presenta un enorme potencial para estimular la productividad y mejorar el bienestar, ya que puede dar más poder a las personas para decidir qué quieren aprender, dónde y cuándo quieren trabajar y cómo se involucran en la sociedad. Sin embargo, si algunas regiones o grupos de personas se quedan a la zaga, también puede aumentar las desigualdades. Al mejorar la capacitación de los ciudadanos, los países pueden asegurarse de que las nuevas tecnologías lleven a mejores resultados para todos. Esto exigirá una intervención política exhaustiva y coordinada, en la que las medidas vinculadas a las capacidades serán la piedra angular de este paquete.

Las capacidades son fundamentales para prosperar en un mundo del trabajo y una sociedad digitales

Las capacidades ayudan a atajar las lagunas sociales en el acceso y uso de dispositivos digitales

Cada vez se pueden realizar más actividades en línea. Si bien es cierto que no todo el mundo necesita de las nuevas tecnologías para desempeñar tareas diversas y complejas, las personas deberían poder generar las habilidades que necesiten para entrar en el mundo digital.

  • Con la expansión de la banda ancha, la falta de habilidades adecuadas se ha convertido en una razón de peso por la que algunas personas no cuentan con internet en casa. Con el cada vez mayor uso de internet, la brecha digital (que inicialmente afectaba únicamente a brechas en cuanto al uso de internet) se ve cada vez más definida por las diferentes maneras en que las personas pueden usar internet y beneficiarse de las actividades en línea.
  • Un buen nivel de habilidades de alfabetización, aritmética y resolución de problemas en entornos donde abunda la tecnología es la clave que permite a las personas disfrutar plenamente de todos los beneficios del uso de internet y de su acceso en formas diversificadas y complejas, en vez de únicamente con fines de información y comunicación.
  • Navegar por la red es un acto cada vez más complejo, ya que los usuarios de internet necesitan habilidades conceptuales y cognitivas que les permitan comprender lo que esconde la información en línea. Los diferentes tipos de habilidades cognitivas conllevan diferentes impactos en los tipos de actividades que las personas realizan en línea. Además, un buen nivel de habilidades cognitivas aumenta la probabilidad de que los usuarios puedan proteger su privacidad y seguridad en el entorno virtual. Unos padres e hijos con más habilidades estarán mejor preparados para enfrentarse a los riesgos que puedan entrañar el ciberacoso o un uso excesivo de internet.

Las habilidades ayudan a los trabajadores a adaptarse a mercados laborales cambiantes en un mundo del trabajo digital

La digitalización transforma la manera en que se realizan muchos trabajos. El ritmo al que se desarrollan las nuevas tecnologías se acelera, aumentando la incertidumbre sobre si algunos trabajadores serán próximamente redundantes. Al mismo tiempo, la transformación digital también trae consigo nuevas oportunidades y nuevos empleos. Cosechar todos los frutos de la digitalización dependerá, después de todo, de la capacidad de cada país de establecer un conjunto de medidas políticas que ayude a los trabajadores a adaptarse a estos cambios y crear habilidades pertinentes que permitan prosperar en un mundo digital.

  • La tecnología puede, ciertamente, sustituir a trabajadores en tareas rutinarias fáciles de automatizar y asistir a los trabajadores en tareas que requieran creatividad, resolución de problemas o habilidades cognitivas. Con el avance del aprendizaje de las máquinas y la inteligencia artificial en muchos sectores, cada vez más trabajadores necesitarán pasar de ocupaciones en declive (con una gran intensidad de tareas rutinarias de baja capacitación) a otras al alza (caracterizadas por habilidades cognitivas de alto nivel, no rutinarias).
  • Para prosperar en un entorno de trabajo digital, los trabajadores no solo necesitarán habilidades digitales, sino también conseguir un buen equilibrio de capacidades sólidas cognitivas y socioemocionales. Las habilidades de alto nivel de uso de las TIC serán, asimismo, cada vez más importantes en los nuevos puestos vinculados a las nuevas tecnologías.
  • Pero los países se enfrentan a grandes retos en materia de capacitación. Las políticas de capacitación tendrán que facilitar la transición de los trabajadores cuyos puestos tienen gran riesgo de automatización a nuevos empleos de mejor calidad. Con la evolución de los mercados laborales como respuesta a la digitalización, los gobiernos deben encontrar el punto medio entre las medidas que promuevan la flexibilidad y la movilidad laboral y las que garanticen la estabilidad de los empleos.
  • Es cierto que la tecnología está alterando la importancia de algunos empleos en el mercado laboral, y, por ello, los gobiernos necesitan invertir en educación y capacitación para que los trabajadores puedan cambiar de empleo u ocupación, en aras de beneficiarse de las nuevas oportunidades laborales y reducir el riesgo de perder sus trabajos.
  • Este informe adopta un enfoque pragmático y analiza las distancias que separan a las ocupaciones con gran riesgo de automatización de las demás, desde la perspectiva de las habilidades, observando las cognitivas y las que entran en juego en tareas necesarias para que los trabajadores puedan cambiar de ocupación, así como cuánta formación es necesaria para facilitar estos procesos de transición. Se pueden identificar transiciones aceptables (con reducciones salariales moderadas y un uso limitado de nuevas habilidades) en apenas algo más de la mitad de las ocupaciones, con un pequeño esfuerzo de formación.
  • Los análisis preliminares sugieren que los costes de formación implícitos para que los trabajadores salgan de las ocupaciones en alto riesgo de automatización pueden ser sustanciales, aunque es difícil valorarlos de manera precisa. Estos costes relativos a las transiciones en los mercados laborales variarán en función del país, reflejando factores como las diferencias en las proporciones de empleos en puestos de elevado riesgo de automatización, los costes de las políticas de educación y capacitación, los costes indirectos de la formación y la distribución en cuanto a ocupación y de las habilidades dentro de la población.

No todos los países están preparados de la misma manera para aprovechar los beneficios de la transformación digital

  • Un pequeño grupo de países, entre los que se encuentran Bélgica, Dinamarca, Finlandia, los Países Bajos, Nueva Zelanda, Noruega y Suecia se encuentran a la cabeza, en cuanto a su exposición a la digitalización. Además, sus poblaciones están también bien equipadas con habilidades y respaldadas por sistemas eficaces de formación continua que les permiten beneficiarse de la digitalización.
  • Sin embargo, otros países, como Japón o Korea, que cuentan con un inmenso potencial para aprovechar al máximo la transformación digital, necesitan adoptar algunas políticas que garanticen que los trabajadores más ancianos y otros adultos no se queden atrás.
  • En Chile, Grecia, Italia, Lituania, República Eslovaca y Turquía las personas y los trabajadores a menudo no cuentan con las habilidades básicas necesarias para florecer en un mundo digital. En estos países deberán reforzarse sustancialmente los sistemas de formación continua, tanto formales como informales, para permitir la mejora y adaptación de habilidades durante toda la vida.

Crear un paquete de medidas general con políticas vinculadas a habilidades como base

La digitalización acarrea multitud de nuevas oportunidades de aprendizaje

En las escuelas, el uso de la tecnología puede ayudar a los estudiantes a desarrollar habilidades para un futuro digital, promover maneras innovadoras de enseñar y mitigar el fracaso escolar. El acceso a la infraestructura de las TIC en las escuelas está generalizado en la mayoría de los países de la OCDE; en 2015, casi 9 de cada 10 estudiantes contaba con acceso a ordenadores en sus escuelas. Sin embargo, el simple acceso y uso de ordenadores no es suficiente para mejorar el rendimiento de los estudiantes. Los efectos de la tecnología en los resultados escolares depende de cómo esta se integre en las aulas para apoyar la enseñanza y las prácticas de aprendizaje. Las competencias digitales de los profesores son, por ende, cruciales, si se quiere sacar el mayor partido a las nuevas tecnologías en las aulas. Muchos países deberían revisar la manera en que se integra la tecnología en las prácticas curriculares y pedagógicas.

La educación abierta y los cursos masivos gratuitos en línea (MOOCs) ofrecen nuevas vías de adquirir y difundir el conocimiento y desarrollar habilidades durante toda la vida. No obstante, los adultos que cuenten con buena educación y grandes habilidades tendrán más probabilidades de acceder a los MOOCS que los adultos con pocas habilidades, por lo que debería explotarse más el potencial de desarrollo de capacidades.

Las políticas tienen que sustentar la formación continua y amplia para todos

Fortalecer la formación continua es esencial para que todos los trabajadores y ciudadanos se adapten a los cambios en el mundo del trabajo y en la sociedad. Hay pruebas internacionales que muestran que los sistemas robustos de formación continua dependen de una mezcla de políticas selectivas, con miras a mejorar la accesibilidad y la calidad de la educación, y un acceso a la capacitación en todas las fases de la vida, así como a todos los tipos de enseñanza.

Los países pueden promover la formación continua poniendo fin a las desigualdades en cuanto a oportunidades de educación a lo largo de la vida, adaptando los programas de estudios a los requisitos cambiantes en materia de habilidades y brindando una formación más eficaz a los enseñantes. Además, tienen que garantizar que los sistemas de educación y capacitación para adultos puedan responder a los cambios en los mercados laborales y adaptar dichos sistemas de reconocimiento y certificación de capacidades a las habilidades en constante mutación.

Las políticas también deben mitigar el impacto geográfico de la digitalización

Las ventajas de la digitalización se concentran en mayor medida en las ciudades y en regiones de alto nivel tecnológico, aunque ya hay muestras de que algunas empresas empiezan a usar tecnologías digitales para ubicarse fuera de estas regiones de alto nivel tecnológico, escapando así de los elevados costes de la vida. La educación abierta y los MOOCS pueden también servir para colmar las brechas geográficas, proporcionando acceso a la educación superior a jóvenes y trabajadores y ofreciendo unos recursos educativos y formativos de gran calidad a los enseñantes en las escuelas. De esta manera, las nuevas tecnologías pueden mitigar las desigualdades debido al déficit de profesores calificados, a la falta de oportunidades formativas o de acceso a fuentes de información. No obstante, se observa el surgimiento de lagunas de habilidades a edades tempranas en niños de diferentes niveles socio‑económicos y diversas regiones geográficas. Para colmar estas brechas y ayudar a las regiones a la zaga a mantener el ritmo, son necesarias políticas de gran calidad vinculadas a las habilidades, que vayan desde la primera infancia hasta la educación y la capacitación profesionales, así como oportunidades igualitarias para continuar formándose.

Este esfuerzo político ha de ser coordinado

Tanto el impulso de la formación continua como la necesidad de evitar la desigualdad geográfica exigen un enfoque holístico a la transformación digital que coordine un abanico de habilidades y políticas, y actores en materia de desarrollo. Como se destacara ya en las iniciativas de la OCDE "Going Digital" y "Future of Work" es fundamental que se alineen las políticas en materia de educación, mercados laborales, tributación, vivienda, protección social, desarrollo e investigación e innovación. Las políticas vinculadas a las habilidades deberán ser el cimiento de este paquete de medidas para que la digitalización fomente el bienestar y la productividad. La OCDE está dispuesta a trabajar con los países y desempeñar el papel que le corresponde en este esfuerzo colectivo para que todos puedan prosperar en un mundo digital.

© OECD

Este resumen no es una traducción oficial de la OCDE.

Se autoriza la reproducción de este resumen siempre y cuando se mencionen el título de la publicación original y los derechos de la OCDE.

Los resúmenes multilingües son traducciones de extractos de publicaciones de la OCDE editados originalmente en inglés y en francés.

OECD

¡Lea la versión completa en inglés en OECD iLibrary!

© OECD (2019), OECD Skills Outlook 2019: Thriving in a Digital World, OECD Publishing.
doi: 10.1787/df80bc12-en

This is a required field
Please enter a valid email address
Approval was a Success
Invalid data
An Error Occurred
Approval was partially successful, following selected items could not be processed due to error