Capítulo 2. El paisaje migratorio de Costa Rica

El crecimiento económico y el alto nivel de vida han atraído a inmigrantes procedentes de países de la región, convirtiendo a Costa Rica en un país de inmigración neta, en una región caracterizada por la emigración. Los inmigrantes constituyen el 8.8% de la población y una proporción aún mayor de la población activa. Al mismo tiempo, la emigración también ha ido en aumento desde 1990, con alrededor de 130 000 costarricenses viviendo en el extranjero, principalmente en los Estados Unidos. En este capítulo se presenta un cuadro amplio del paisaje migratorio costarricense, que se basa en la bibliografía especializada, los censos y las encuestas. Ofrece una breve reseña de la historia de la migración en el país y de sus tendencias actuales: sus factores impulsores, quiénes son los inmigrantes y los emigrantes y dónde se han desplazado. Por último, establece el marco jurídico, político e institucional pertinente para la migración.

  

Costa Rica se caracteriza tanto por la inmigración como por la emigración. Los inmigrantes, principalmente procedentes de países vecinos y especialmente de Nicaragua, constituyen una parte importante de la población y de la mano de obra. A pesar de ser principalmente un país de inmigración, los flujos de emigración han ido en aumento desde finales de los años noventa (OCDE, 2016). Se calcula que más de 130 000 costarricenses viven en el extranjero y que el país recibió más de 500 millones de dólares (USD) de remesas en 2015. Si bien los inmigrantes son principalmente trabajadores de baja calificación, los emigrantes –en particular los que se marchan a los Estados Unidos– son en general altamente calificados (OCDE, 2009).

La investigación sobre el fenómeno migratorio es relativamente abundante en Costa Rica. Sin embargo, existen importantes lagunas acerca del impacto general de la migración, tanto la inmigración como la emigración. El importante papel desempeñado por los inmigrantes en la fuerza de trabajo ha provocado un cambio en el enfoque de las políticas, desde el control de fronteras y la titularización hasta los aspectos de derechos humanos, la integración de la migración y el desarrollo (Voorend, 2016).

Este capítulo explora algunos de estos temas en Costa Rica, preparando el escenario para los capítulos y análisis que siguen. En él se esbozan las tendencias actuales en materia de migración y se examina lo que la investigación actual nos dice sobre las cuestiones clave relacionadas con la migración en el país. También revisa el papel de la migración en las políticas nacionales de desarrollo, esboza las políticas específicas relacionadas con la migración y el marco institucional para la gestión de la migración.

Breve reseña de las tendencias de la migración y las remesas en Costa Rica

Debido a su favorable desarrollo económico y a su estabilidad política, Costa Rica ha estado atrayendo a inmigrantes, particularmente de países vecinos, durante varias décadas. El desempeño económico relativamente fuerte para la región ha sido un factor importante para atraer a los inmigrantes. En los años ochenta y noventa, la inestabilidad política y las preocupaciones por la seguridad también empujaron a personas de Nicaragua y Colombia a cruzar la frontera hacia Costa Rica. Las mejoras en la situación política de Nicaragua después del fin de la guerra civil amortiguaron los flujos migratorios (Mazza y Sohnen, 2011). Sin embargo, Costa Rica sigue teniendo la tasa de inmigración más alta de la región. En 2015, se estimó que los inmigrantes constituían el 8.8% de la población (ONU DAES, 2015).

A pesar de ser un país de inmigración neta, Costa Rica también tiene importantes salidas de emigración, principalmente a los Estados Unidos. El Gráfico 2.1 muestra los flujos netos de migración a lo largo del tiempo.

Gráfico 2.1. Los flujos migratorios netos alcanzaron su máximo en los años noventa
Flujos migratorios netos, 1972-2012
picture

Fuente: ONU DAES (2015), International Migration Stock: The 2015 Revision (base de datos), www.un.org/en/development/desa/population/migration/data/estimates2/estimates15.shtml.

Los emigrantes emigran principalmente a los Estados Unidos

A pesar de ser un país receptor neto, Costa Rica también tiene una población emigrante creciente que vive en el extranjero (Gráfico 2.2). Se calcula que unos 133 000 costarricenses viven en el extranjero, la gran mayoría de ellos en Estados Unidos (Cuadro 2.1). La población emigrante casi se ha duplicado entre 1990 y 2015 (Gráfico 2.2). Los emigrantes a los Estados Unidos son en general altamente calificados y emigran por razones de trabajo (OCDE, 2009).

Gráfico 2.2. La población emigrante está creciendo constantemente
Población emigrante, 1990-2015
picture

Fuente: ONU DAES (2015), International Migration Stock: The 2015 Revision (base de datos), www.un.org/en/development/desa/population/migration/data/estimates2/estimates15.shtml.

Cuadro 2.1. Estados Unidos es el país de destino más popular para los emigrantes costarricenses
Número y proporción de emigrantes por países de destino de la migración más populares

Países

Número de emigrantes

Proporción total de emigrantes (%)

1990

2015

2015

Estados Unidos

43 530

85 924

64.5

Nicaragua

5 959

10 772

8.1

Panamá

3 919

7 760

5.7

Canadá

1 304

5 039

3.8

España

644

3 339

2.5

México

2 088

2 468

1.9

Alemania

92

1 891

1.4

Italia

516

1 508

1.1

Guatemala

758

1 162

0.9

Venezuela

1 661

1 127

0.8

Fuente: ONU DAES (2015), International Migration Stock: The 2015 Revision (base de datos), www.un.org/en/development/desa/population/migration/data/estimates2/estimates15.shtml.

Se calcula que cerca de 100 000 costarricenses viven en los Estados Unidos, lo que representa cerca del 65% de la muestra de emigrantes (Cuadro 2.1). También hay una significativa migración intrarregional. Los países de destino más populares incluyen países vecinos como Nicaragua y Panamá, que acogen a cerca del 14% de los migrantes. El país de destino más popular de Europa es España, que alberga la quinta población de migrantes (2.5% de los migrantes).

Hasta ahora, la migración de retorno ha recibido poca atención en los estudios en América Latina (CEPAL, 2014). Los datos sobre la migración de retorno son escasos. Un estudio que compara los datos censales de 2010/11 en seis países latinoamericanos con información disponible sobre migración de retorno muestra que, en cifras absolutas, México tiene el mayor número de migrantes de retorno, mientras que Costa Rica está en primer lugar en cuanto a migrantes de retorno como proporción de la población emigrante (Cuadro 2.2). Los tres primeros países de los que han regresado los migrantes de la muestra son Estados Unidos, Canadá y España. En el caso de Costa Rica, Estados Unidos es, con mucho, el primer país de destino del que regresan los emigrantes, aproximadamente el 60% regresó de los Estados Unidos, seguido por Nicaragua y Canadá. La mayoría de los migrantes de retorno procedentes de Estados Unidos y Canadá son hombres, mientras que hay una proporción igual de hombres y mujeres que regresan de Nicaragua (CEPAL, 2014)

Cuadro 2.2. Costa Rica tiene la proporción más alta de migración de retorno entre los países donde existe información sobre retorno
Número y proporción de migrantes de retorno como porcentaje de la población de emigrantes (%) en seis países de América Latina

País

Año del censo

Número de migrantes de retorno

Migrantes de retorno como porcentaje de la población emigrante (%)

Brasil

2011

54 608

4.6

Costa Rica

2010

17 682

15.4

Ecuador

2010

72 272

7.0

México

2010

860 707

7.2

Panamá

2010

8 756

6.4

Uruguay

2011

17 280

5.2

Nota: La migración de retorno para México incluye el retorno forzado.

Fuente: CEPAL (2014).

El volumen de remesas como proporción del PIB es modesto en comparación con otros países de IPPMD

Costa Rica tiene la menor proporción de emigrantes de todos los países socios del estudio de IPPMD (OCDE, 2017). También es el país donde las remesas representan la proporción más pequeña en relación con el PIB, en torno al 1.1%. Sin embargo, con la excepción de la crisis económica de 2009 y los años posteriores, las remesas han ido aumentando con el tiempo. En 2015, el país recibió 552 millones de dólares USD procedentes de emigrantes en el extranjero (Gráfico 2.3).

Gráfico 2.3. El volumen de remesas sigue creciendo de forma constante
Evolución de los flujos de remesas a lo largo del tiempo, en USD y como porcentaje del PIB (%), 2000-15
picture

Fuente: Banco Mundial (2016), Migration and Remittance Data (base de datos), http://data.worldbank.org/indicator/BX.TRF.PWKR.CD.DT, (último acceso el 27 de marzo de 2017)

Los inmigrantes constituyen cerca del 9% de la población

A partir de finales del siglo XIX, el desarrollo de plantaciones de banano se convirtió en un factor importante que atrajo mano de obra extranjera, principalmente de Jamaica y Nicaragua. La proporción de nacidos en el extranjero en la población se mantuvo estable en niveles de alrededor del 2-6% desde finales del siglo XIX hasta los años setenta (Mazza y Sohnen, 2011). Las encuestas de hogares realizadas desde el año 2000 muestran una estabilización o incluso una disminución de los flujos de inmigración, lo que refleja mejoras en los países vecinos y políticas de inmigración más estrictas, con la aprobación de una nueva ley en materia de migración en 2005 (OCDE, 2009). En 2015, la población inmigrante en Costa Rica se estimaba en alrededor de 422 000 personas, lo que constituye el 8.8% de la población (Gráfico 2.4).

Gráfico 2.4. Los inmigrantes constituyen cerca del 9% de la población
Población inmigrante e inmigrante como proporción de la población (%), 1990-2015
picture

Fuente: ONU DAES (2015), International Migration Stock: The 2015 Revision (base de datos), www.un.org/en/development/desa/population/migration/data/estimates2/estimates15.shtml.

Los datos del censo confirman que los nicaragüenses representan el mayor grupo de inmigrantes de Costa Rica. Los datos del censo de 2011 muestran que los inmigrantes representan el 9% de la población, la gran mayoría de los cuales nació en Nicaragua (6.7% de la población). Mientras que la inmigración desde otros países se ha estabilizado a lo largo del tiempo (el 1.8% en 1984 y 2000), la inmigración nicaragüense ha crecido significativamente desde la década de los ochenta debido a la guerra civil y las crisis económicas, desde el 1.9% en 1984 y el 5.9% en 2000; los niveles actuales representan cerca de dos tercios de todos los inmigrantes en el país. La inmigración reciente procedente de Nicaragua ha sido impulsada en gran parte por factores económicos, y las tasas de participación en la población activa de los inmigrantes nicaragüenses son más altas que la de los costarricenses autóctonos. Los trabajadores inmigrantes nicaragüenses se concentran principalmente en ocupaciones poco calificadas y tienden a trabajar más horas y a cobrar salarios más bajos que los trabajadores nacidos en el país (Gindling, 2008). Las mujeres tienden a trabajar en sectores de servicios como el servicio doméstico, el sector hotelero y la restauración, mientras que los hombres trabajan en los sectores de la agricultura y la construcción.

Gráfico 2.5. Los datos del censo muestran que los nicaragüenses siguen siendo el grupo de inmigrantes más importante
Inmigrantes como porcentaje de la población (%), 1984-2011
picture

Fuente: Centro Centroamericano de Población, basado en datos del censo, http://infocensos.ccp.ucr.ac.cr/index.php/grafico-poblacion-nacida-extranjero-costa-rica.html

En los últimos años, Costa Rica también ha asistido al aumento en el número de migrantes irregulares que ingresan al país, principalmente de Haití, pero también de países de África y Asia. Muchos migrantes se quedan varados en el país en su camino a los Estados Unidos. El gobierno costarricense ha abierto centros para ofrecer asistencia básica y refugio, pero se ha visto en aprietos para albergar los crecientes flujos de tránsito (OIM, 2016).

¿Cuáles son las cuestiones clave y las lagunas de conocimiento?

Vale la pena subrayar que, si bien la investigación sobre la migración costarricense es relativamente abundante, existen importantes lagunas que impiden identificar el impacto global de la migración en el país, tanto sobre los que ingresan como sobre los que abandonan el país. Los impactos de la migración sobre el desarrollo social y económico todavía no se han explorado completamente en la bibliografía especializada, en parte debido a la falta de datos adecuados.

Un elemento que ha sido central en el desarrollo de estadísticas y estudios de migración es la inclusión de las cuestiones de migración en el censo de población. Los datos del censo proporcionan información sobre el número y la identidad de los migrantes, sus características sociales y laborales y sus datos demográficos. Otras fuentes utilizadas para estudiar la migración en Costa Rica incluyen las encuestas de hogares y los datos administrativos. Las encuestas específicas sobre migración tienen la ventaja de combinar la migración detallada con otra información clave, como las características socioeconómicas y laborales. Sin embargo, Costa Rica nunca ha realizado una encuesta nacional sobre migración. Una fuente alternativa son las encuestas de hogares realizadas por la oficina de estadística (INEC) con una periodicidad anual. La encuesta de hogares incluye algunas preguntas relacionadas con la migración, pero no proporciona una muestra representativa de la población de inmigrantes en el país.

Un número limitado de estudios han explorado el impacto de la inmigración y la emigración

El impacto de la migración sobre el sistema educativo y de salud costarricenses ha recibido atención en los últimos años. Una percepción común es que Costa Rica es un “imán de bienestar” para los inmigrantes nicaragüenses y que estos constituyen una carga para el sistema de seguridad social. Sin embargo, Voorend (2016) muestra que existe muy escasa evidencia de una sobrerrepresentación de los migrantes en el uso de los servicios de salud. El estudio muestra que la mayoría de los migrantes contribuyen al seguro de salud y que su incidencia en los servicios de salud es casi siempre menor que su proporción respecto de la población nacional. Los migrantes también tienen menos probabilidades de estar escolarizados en comparación con la población autóctona (DGME, 2012).

En cuanto al impacto de la inmigración sobre el mercado de trabajo local, Gindling (2008) encuentra poca evidencia de que la inmigración procedente de Nicaragua repercuta en los ingresos, la desigualdad o la pobreza en Costa Rica. Una serie de estudios también ha investigado las características y dinámicas de empleo de la población inmigrante en Costa Rica (ver, por ejemplo, OIM, 2001; Morales y Castro, 2006; Morales, 2008).

Además, se ha prestado cierta atención a las remesas, tanto de entrada como de salida. En una serie de estudios, Chaves ha investigado los patrones de remesas y las características socioeconómicas de los receptores de remesas en Costa Rica (Chaves 2003, 2005 y 2008). Céspedes, Monge y Vargas han realizado tres estudios en el marco del proyecto “Remesas bancarias, democratización financiera y oportunidades de inversión innovadora en Costa Rica y Nicaragua: un caso comparativo Sur-Sur y Sur-Norte”, que analiza las entradas de remesas desde los Estados Unidos, así como las salidas hacia Nicaragua. El estudio final compara los dos tipos de flujos, y los hallazgos muestran, entre otras cosas, que las remesas que se transfieren de norte a sur (Estados Unidos a Costa Rica) son entre cuatro y cinco veces más altas que los flujos sur-sur (Costa Rica a Nicaragua) (Céspedes, Monge y Vargas, 2010).

¿Qué papel desempeña la migración en las estrategias nacionales de desarrollo?

El gobierno costarricense ha tomado medidas para incluir la migración en su marco de políticas mediante el desarrollo de políticas específicamente dirigidas a los migrantes en el Plan Nacional de Desarrollo, así como en las políticas sectoriales relacionadas con áreas clave como salud, educación y trabajo.

El marco de políticas ha cambiado el enfoque de la titularización a la integración

La migración ha sido incluida en el marco nacional de políticas de desarrollo hasta cierto punto. El Plan Nacional de Desarrollo (PND 2011-2014) se centró en cuatro áreas principales: el bienestar social, la seguridad pública y la paz social, el medioambiente y la gestión del uso de la tierra y la competitividad y la innovación (MPNPE, 2010). La migración se incluyó principalmente en las dos primeras áreas del PND, enfocadas en el bienestar social y la seguridad pública. El PND 2011-2014 delineó programas dirigidos específicamente a grupos vulnerables, incluyendo inmigrantes y refugiados. Esto incluyó la creación de nueve centros de desarrollo ubicados en comunidades estratégicas para promover la integración social. El actual Plan Nacional de Desarrollo (PND 2015-2018) ha establecido varios objetivos específicos relacionados con la migración, incluido el compromiso de participar en foros internacionales relacionados con los derechos humanos de los migrantes y los refugiados, así como el establecimiento de programas de desarrollo relacionados con la migración en la región fronteriza con Nicaragua (MPNPE, 2014).

La ley de migración costarricense ha sufrido recientemente dos reformas significativas. La ley de 1986 se centraba casi exclusivamente en los controles fronterizos y otros mecanismos de control (López, 2012). La ley fue actualizada en 2005. La ley de 2005 consideró la migración como una cuestión de seguridad nacional e hizo hincapié en la vigilancia de los tráficos de trabajadores sexuales y de drogas. La ley fue fuertemente criticada por su falta de perspectiva de derechos humanos (Voorend, 2016).

En 2009 se aprobó una nueva ley de migración (Ley 8764), que entró en vigor en marzo de 2010. La ley tenía un enfoque mucho más integrado con la política de migración y pasó de una perspectiva de seguridad a poner más énfasis en su papel para el desarrollo. El segundo artículo de la ley reconoce específicamente la migración como un tema de interés público para el desarrollo del país (Voorend, 2016). También se adoptaron una serie de decretos ejecutivos para facilitar la regularización de los migrantes indocumentados tras la aprobación de la nueva ley de migración. Aunque el objetivo inicial eran los padres de menores y los migrantes con discapacidad, posteriormente se extendió a los inmigrantes en sectores clave de migración laboral (agricultura, construcción y servicio doméstico). Sin embargo, la introducción de un requisito de afiliación al sistema nacional de seguridad social para obtener la situación migratoria regularizada y la introducción de tasas por estancia irregular en el país, que se deben pagar antes de que se inicie el proceso de regularización, supusieron algunos obstáculos a la regularización (Voorend, 2016).

Además, en 1995 se creó un programa bilateral de permisos de trabajo agrícolas estacionales para los sectores de la caña de azúcar y el café entre Costa Rica y Nicaragua (López, 2012; Borge, 2004), con la intención de regular los flujos de migración, así como proteger los derechos laborales tanto del inmigrante como de la población nacional (Borge, 2004). Sin embargo, este acuerdo fue abolido rápidamente.

La migración también se aborda en otras políticas sociales nacionales

Además del plan nacional de desarrollo y las políticas migratorias, existen otras políticas nacionales que abordan la migración. Un ejemplo de ello son las políticas de salud. Un primer paso para integrar la migración en las políticas de salud se dio con la Política Nacional de Salud 2002-2006, que presentó varias acciones destinadas a mejorar la capacidad institucional para abordar las cuestiones relacionadas con la migración y la salud en el país (Acuña et al., 2009). La actual política en materia de salud, la Política Nacional de Salud 2011-2021, hace hincapié en la diversidad como un elemento central de la sociedad. Desde su creación en la década de los años cuarenta, el plan nacional de seguro de salud de Costa Rica es universal. Sin embargo, todavía existen barreras a su acceso. El acceso de la población extranjera a los servicios de salud depende de tres factores: su situación migratoria, sus condiciones laborales y el nivel de asistencia que requieren. El procedimiento para que los extranjeros accedan al seguro exige disponer de un permiso de residencia o de un permiso de trabajo en el país (Voorend, 2016). El Ministerio de Salud también ha desarrollado programas de sensibilización y ha capacitado a los proveedores de asistencia sanitaria para adaptarse a la multiculturalidad.

Costa Rica también ofrece el acceso universal a la educación primaria y secundaria, que está disponible para todo el mundo independientemente de su estado migratorio. Los estudiantes inmigrantes tienen derecho a recibir ayudas educativas, siempre que sus padres dispongan de una tarjeta de residencia válida, aunque los estudiantes inmigrantes no parecen beneficiarse de las becas en la misma medida que los compañeros nacidos en el país (DGME, 2012).

¿Cuál es el marco institucional que rige la migración?

Existen varias instituciones y organismos gubernamentales que trabajan en el área de la migración en Costa Rica, operando a diferentes niveles dependiendo de su funcionamiento. La mayoría de las instituciones se orientan principalmente a la inmigración laboral. Las instituciones de primer nivel incluyen:

  • La Dirección General de Migración

  • El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social

  • La Caja Costarricense de la Seguridad Social

  • El Ministerio de Educación Pública

  • La Defensoría de los Habitantes de la República

Además de las instituciones mencionadas anteriormente, existen también otros ministerios que se ocupan directa o indirectamente de la migración, entre ellos el Ministerio de Gobernación y Policía, el Ministerio de Seguridad Pública, el Ministerio de Salud Pública, el Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica y el Ministerio de Relaciones Exteriores. Esta sección describe solamente las funciones de las principales instituciones de primer nivel, ya que son las que están más involucradas en atender a la población migrante.

La Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) es la institución encargada de aplicar la política migratoria y la legislación en materia migratoria. Sus funciones principales son autorizar, rechazar y controlar la entrada legal, la permanencia y la salida de extranjeros, aprobar cambios en las categorías y subcategorías migratorias, y deportar y expulsar a extranjeros. Además, la institución produce datos estadísticos relacionados con los movimientos internacionales. Esta información se intercambia con otras agencias gubernamentales. La DGME se encarga de elaborar un informe detallado sobre la aplicación de la política migratoria y su gestión que se incluye en el Informe Anual del Ministerio de Gobernación y Policía.

El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) se encarga de analizar las demandas laborales y es un actor clave para la inmigración, ya que establece la necesidad de trabajadores extranjeros en el país. El MTSS proporciona a la DGME informes sobre la situación del empleo en el país y autoriza permisos de trabajo para ciertas categorías de migrantes.

La Caja Costarricense de la Seguridad Social (CCSS) es una institución autónoma encargada de regular y administrar la seguridad social. Gestiona los dos principales sistemas de seguridad social del país: las pensiones y los planes de seguro de salud. La Ley General de Migración y Extranjería de 2010 estipula que la afiliación al sistema de seguridad social costarricense es un requisito para la regularización. Por consiguiente, la CCSS desempeña un papel importante en la política migratoria y se ha convertido en una herramienta fundamental para el control de la migración (Voorend, 2013).

El Ministerio de Educación Pública (MEP) es la institución pública más grande, con más de 24 direcciones regionales y cerca de 5 000 escuelas de todos los niveles y modalidades educativas. Como la cobertura de la educación pública primaria es universal, la población extranjera puede acceder a este servicio en las mismas condiciones que los nacionales.

La Defensoría de los Habitantes de la República ha asumido un papel destacado en la defensa de los derechos de los migrantes, especialmente en el ámbito laboral. Esta institución fue creada por la Ley N.º 7319, de 17 de noviembre de 1992. La Defensoría de los Habitantes de la República institucionalizó desde 1995 el Foro Permanente sobre la Población de Migrantes y Refugiados, que cuenta con representantes de instituciones gubernamentales, organismos internacionales, instituciones académicas y organizaciones no gubernamentales.

El Consejo Nacional de Migración es el principal órgano de coordinación institucional

El Consejo Nacional de Migración es uno de los principales órganos en materia de gestión, integración y coordinación de la migración. Reúne a representantes de diversas instituciones gubernamentales, entre ellas el Ministerio de Educación, la CCSS, el Ministerio de Relaciones Exteriores, así como las asociaciones de migrantes.

La Red Nacional de Organizaciones Civiles para las Migraciones (REDNAM), auspiciada por el Centro Internacional para los Derechos Humanos de los Migrantes (CIDEHUM), coordina organizaciones regionales como la Red Regional de Organizaciones Civiles para las Migraciones (RROCM) para ofrecer asesoría jurídica, capacitación e información sobre los derechos de los migrantes.

El Programa Conjunto de Políticas para la Inclusión Intercultural y la Generación de Oportunidades, aplicado entre 2008 y 2010, fue desarrollado por varios organismos de las Naciones Unidas (UNESCO, PNUD, FAO, UNICEF y OPS/OMS) en Costa Rica e instituciones gubernamentales como el Ministerio de Planificación y Política Económica, el Ministerio de Cultura y Juventud, el Ministerio de Educación Pública, el Ministerio de Salud, el Ministerio de Agricultura y el Ministerio de Economía, Comercio e Industria. El programa buscaba incluir a las poblaciones en riesgo en el contexto de las políticas costarricenses.

El Foro Nacional sobre la Población Migrante, promovido por la Defensoría de los Habitantes, es una de las iniciativas para la inclusión de la migración en el desarrollo de políticas públicas. El foro se creó en 1995 y trabaja de manera habitual y permanente con representantes de las instituciones públicas, la academia, la sociedad civil y las organizaciones internacionales. Proporciona un espacio para el diálogo, el intercambio de información y la formulación de recomendaciones para apoyar el diseño de políticas.

Además, el Comité Técnico para la formulación de la política migratoria integral de Costa Rica funciona desde 2012 como órgano consultivo del Poder Ejecutivo, el Ministerio de Gobernación y Policía y la Dirección General de Migración. Apoya el diseño y el desarrollo de la política migratoria y supervisa su aplicación efectiva. El Comité Técnico está compuesto por el Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica, el Ministerio de Educación, el Ministerio de Salud, el Ministerio de Gobernación y la Policía, el Ministerio de Seguridad Pública, el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, el Instituto Costarricense de Turismo, la Caja Costarricense de Seguro Social, el Centro de Derechos Sociales de los Migrantes (CENDEROS) y el Servicio Jesuita para los Migrantes. Otras organizaciones afiliadas al Comité Técnico son el Consejo Nacional de Rehabilitación y Educación Especial, el Instituto Nacional de la Mujer, la Comisión Nacional para la Mejora y Administración de la Justicia, el Ministerio de Justicia y Paz y la Junta Nacional de la Infancia.

Por último, como otra instancia de coordinación de políticas migratorias, en 2013 se creó la Coalición Nacional Contra el Tráfico Ilícito de Migrantes y Trata de Personas (CONATT) con el objetivo de proporcionar, definir, coordinar y ejecutar un plan de acción para la prevención, lucha, castigo y erradicación de cualquier acción que viole los derechos humanos de los migrantes.

Conclusiones

Los flujos migratorios costarricenses, tanto las entradas como las salidas, son impulsadas principalmente por razones de empleo. Los inmigrantes, principalmente de Nicaragua, son en general de baja calificación y trabajan en sectores primarios como la construcción y la agricultura, mientras que los emigrantes tienden a ser altamente calificados y se trasladan a los Estados Unidos para buscar empleo.

La alta representación de los inmigrantes en la población y la mano de obra ha generado lentamente un cambio en la política migratoria, que ha pasado de centrarse principalmente en la titularización y el control fronterizo a la integración de los inmigrantes y el nexo entre migración y desarrollo. Sin embargo, la importancia de la migración para el desarrollo no se refleja plenamente en el marco de políticas del país, y los inmigrantes siguen enfrentando barreras en el acceso a los servicios sociales.

Referencias

Acuña, G., A. Morales y K. Wing-Ching (2009), “Migración y salud en zonas fronterizas: Nicaragua y Costa Rica”, Revista Población y Desarrollo, N.º 94, Santiago, Chile.

Banco Mundial (2016), Migration and Remittances Data (base de datos), Banco Mundial, Washington, DC, http://data.worldbank.org/indicator/BX.TRF.PWKR.CD.DT (último acceso el 27 de marzo de 2017).

Banco Mundial (2011), Migration and Remittance Factbook, Banco Mundial, Washington, DC, http://siteresources.worldbank.org/INTPROSPECTS/Resources/334934-1199807908806/DominicanRepublic.pdf.

Borge, D. (2004), “Migraciones de Nicaragüenses hacia Costa Rica: análisis de dos redes sociales”, Tesis Doctoral, Universidad de Costa Rica.

CEPAL (2014), “Tendencias y patrones de la migración latinoamericana y caribeña hacia 2010 y desafíos para una agenda regional”, Serie Población y Desarrollo nº 109, Naciones Unidas, Santiago de Chile, http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/37218/1/S1420586_es.pdf.

Céspedes, O., R. Monge y J. Vargas (2010). “Análisis Comparativo del impacto de las remesas en los Contextos Norte-Sur y Sur-Sur: corredores Estados Unidos-Costa Rica y Costa Rica –Nicaragua”, Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN/BID).

Chaves E. (2008), “Aspectos Socioeconómicos de las Remesas Familiares en Costa Rica 2008”, Área Balanza de Pagos, Banco Central de Costa Rica, San José.

Chaves, E. (2005), “Aspectos Socioeconómicos de las Remesas Familiares”, Área Balanza de Pagos, Banco Central de Costa Rica, San José.

Chaves E. y L. Rojas (2003), “Aspectos socioeconómicos de las remesas familiares en Costa Rica 2003”, Banco Central de Costa Rica. San José.

DGME (2012), “Migración e Integración en Costa Rica Informe 2012”, www.migracion.go.cr/integracion_desarrollo/Migracion%20e%20Integracion%20en%20Costa%20Rica%20Informe%202012.pdf.

Gindling, T.H. (2008), “South-South migration: the impact of Nicaraguan immigrants on earnings, inequality and poverty in Costa Rica”, IZA Discussion Paper N.º 3279, Institute for the Study of Labor, Bonn.

López, M. (2012), “The Incorporation of Nicaraguan Temporary Migrants into Costa Rica’s Healthcare System: An Opportunity for Social Equity”, Tesis Doctoral, Universidad de Windsor, http://scholar.uwindsor.ca/etd/502.

Mazza, J. y E. Sohnen (2011), “Labor Mifration in Latin America and the Caribbean: A Look at the New Trends and Policies”, Nota técnica n.º IDB-TN- 205, Banco Interamericano de Desarrollo, http://services.iadb.org/wmsfiles/products/Publications/36764066.pdf.

Morales, A. (2008), “Inmigración en Costa Rica: características sociales y laborales, integración y políticas públicas”, Revista Población y Desarrollo N.º 85, CELADE –ECLAC, Santiago, Chile.

Morales, A. y C. Castro (2006), “Migración, empleo y pobreza”, FLACSO, San José, Costa Rica.

MPNPE (2014), “Plan Nacional de Desarrollo 2015-2018”, Gobierno de Costa Rica, Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica, San Jose, www.mideplan.go.cr/instrumentos/pnd.

MPNPE (2010), “Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014”, Gobierno de Costa Rica, Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica, San José, https://documentos.mideplan.go.cr/alfresco/d/d/workspace/SpacesStore/122fcd1c-53a7-47a7-a0ad-84cac6f1d7b9/PND-2011-2014-Maria-Teresa-Obregon-Zam.

OCDE (2017), Interacciones entre Políticas Públicas, Migración y Desarrollo, OECD Publishing, París, http://dx.doi.org/10.1787/9789264265615-es.

OCDE (2016), OECD Economic Surveys: Costa Rica: Economic Assessment, OECD Publishing, París, http://dx.doi.org/10.1787/eco_surveys-cri-2016-en.

OCDE (2015), Connecting with Emigrants: A Global Profile of Diasporas 2015, OECD Publishing, París, http://dx.doi.org/10.1787/9789264239845-en.

OCDE (2009), Perspectivas Económicas de América Latina 2010, OECD Publishing, París, http://dx.doi.org/10.1787/9789264076419-es.

OCDE/CEPAL/CAF (2016), Perspectivas económicas de América Latina 2017: Juventud, competencias y emprendimiento, OECD Publishing, París, http://dx.doi.org/10.1787/leo-2017-es.

OIM (2016), “IOM reports growing number of Irregular Migrants Stranded in Costa Rica”, comunicado de prensa, San José, https://www.iom.int/news/iom-reports-growing-number-irregular-migrants-stranded-costa-rica.

OIM (2001), “Estudio Binacional: Situación Migratoria entre Costa Rica y Nicaragua. Análisis del Impacto Económico y Social para Ambos Países”, Organización Internacional para las Migraciones.

ONU DAES (2015), International Migration Stock: The 2015 Revision (base de datos), Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, Nueva York, www.un.org/en/development/desa/population/migration/data/estimates2/estimates15.shtml.

Voorend, K. (2016), “A Welfare Magnet in the South? Migration and Social Policy in Costa Rica”, tesis doctoral, Erasmus University Rotterdam, International Institute of Social Studies, Rotterdam, https://repub.eur.nl/pub/94392/VOOREND_A-Welfare-Magnet-in-the-South-final.pdf.

Voorend, K. (2013), “¿Universal o Excluyente? Derechos sociales y control migratorio interno en Costa Rica”, Colección Red de Posgrados en Ciencias Sociales 32, CLACSO, Buenos Aires.