1887

La mano visible de China en América Latina

image of La mano visible de China en América Latina

América Latina está volviendo los ojos hacia China y Asia, y éstas le corresponden. Se trata de un cambio signi­cativo: por primera vez en su historia, América Latina puede bene­ciarse no de uno, sino de tres importantes motores del desarrollo mundial. Hasta la década de los ochenta, Estados Unidos era el mayor socio comercial de la región. En los noventa, un segundo motor de desarrollo surgió con el boom de la inversión europea en América Latina. Ahora, en los albores del nuevo siglo, la creciente in‑uencia económica global de Asia, y en particular la de China, supone un potencial tercer motor de desarrollo.

Este libro plantea las oportunidades y los retos que las economías latinoamericanas enfrentarán a medida que aumente la preponderancia de China en la economía mundial y en los mercados tradicionales de América Latina.

Spanish English, Chinese

.

¿Ángel o demonio?

Impacto del comercio con Chinaen los mercados emergentes de América Latina

OECD Development Centre

La economía de China se ha expandido a pasos agigantados, con un progreso deslumbrante desde su primera apertura a la inversión extranjera y la reforma de 1978. Durante los últimos 25 años, después de un largo periodo de autarquía, el país ha emergido como un actor clave en el comercio mundial. Su adhesión a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001 marcó un hito. China representa tanto una amenaza como una oportunidad para los mercados emergentes latinoamericanos. En promedio, y a pesar de algunas excepciones, América Latina resulta claramente beneficiada por la integración china al mercado mundial. Este capítulo estudia las estructuras de exportación e importación de China, usando una base de datos de 620 productos diferentes. Se elaboran dos índices de competencia comercial para comparar los efectos de China durante el periodo 1998-2004 en 34 economías, de las cuales 15 son latinoamericanas. Generalmente, los resultados confirman que no existe una competencia comercial relevante entre China y los productos latinoamericanos en el mercado estadounidense. No es sorprendente que los países exportadores de productos básicos compitan en menor medida con el gigante asiático, dado que China es un importador neto de materias primas y un exportador de productos manufacturados. Sin embargo, el auge de China supone también una llamada de alerta para las economías latinoamericanas. El país se ha transformado espectacularmente, pasando de ser un exportador de productos intensivos en mano de obra y baja tecnología a un exportador de bienes intensivos en el uso del conocimiento y alta tecnología. Esta dinámica plantea retos a todos los países en desarrollo, en particular a muchos otros campeones del comercio como México, desde el sector textil hasta el de productos industrializados con mayor valor agregado.

Spanish English

This is a required field
Please enter a valid email address
Approval was a Success
Invalid data
An Error Occurred
Approval was partially successful, following selected items could not be processed due to error