OECD Multilingual Summaries

How's Life? 2015

Measuring Well-being

Summary in Spanish

Cover
Lea el libro completo en:
10.1787/how_life-2015-en

¿Cómo va la vida? 2015

Medición del bienestar

Resumen en español

¿Cómo va la vida, en general?

Una mejor comprensión del bienestar de las personas es esencial para la elaboración de mejores políticas para una vida mejor. El bienestar es multidimensional y cubre distintos aspectos de la vida que van del compromiso cívico a la vivienda, del ingreso familiar al balance vida‑trabajo, y de las competencias y habilidades a la salud. La evaluación exhaustiva del mejoramiento de la vida requiere una amplia gama de medidas, centradas en el ser humano, y capaces de reflejar las diversas experiencias de las personas. Contribuir en lo antes mencionado es el objetivo principal de este reporte.

La evidencia más reciente sobre el bienestar en 11 dimensiones de la vida sugiere que los países de la OCDE siguen patrones diversos con respecto a sus puntos fuertes y débiles en términos del bienestar. Como es previsible, los países que se encuentran en el primer tercio de la OCDE en términos de producto interno bruto (PIB) per cápita tienden a tener buenos resultados de bienestar en general, particularmente en los indicadores de bienestar material, como ingresos de los hogares y remuneraciones. No obstante, independientemente de su nivel de PIB per cápita, los países de la OCDE pueden tener puntos considerablemente débiles en áreas como seguridad en el empleo, calidad del aire, asequibilidad de la vivienda y balance vida‑trabajo. Si bien durante mucho tiempo hemos sabido que en la vida hay más aspectos a tomar en cuenta que el PIB, en este informe se muestra en dónde hay margen incluso para que los países más ricos de la OCDE mejoren el bienestar de sus ciudadanos.

Desigualdades en el bienestar

Los promedios nacionales muestran tan solo una parte del bienestar: diferentes grupos de la población pueden tener experiencias muy distintas en lo que se refiere al bienestar. Estas disparidades a menudo varían de un país a otro e implican mucho más que diferencias en el ingreso familiar. Por ejemplo, el 60% inferior de la distribución correspondiente posee 20% o más del patrimonio neto total en República Eslovaca, Grecia y España, pero menos de 8% en Alemania, Países Bajos, Austria y Estados Unidos de América. Las personas con un nivel educativo alto tienden a vivir más, pero los hombres (de 30 años) con educación superior pueden esperar vivir de 4 a 18 años más que sus vecinos con educación primaria, dependiendo del país. En varios países de la OCDE (Italia, Bélgica, Hungría, Australia, Luxemburgo y el Reino Unido), la tasa de desempleo de largo plazo entre los trabajadores jóvenes (de 15 a 24 años) es de por lo menos el doble de la tasa de aquellos en su edad más productiva. Además de tener niveles bajos de desigualdad de ingresos, los países nórdicos tienden a presentar diferencias mucho menores en los resultados de calidad de vida, lo cual incluye las diferencias relacionadas con el género y la edad.

¿Está mejorando la vida?.

En varios aspectos, el ciudadano promedio de la OCDE vive mejor ahora que en 2009, aunque los cambios en bienestar han sido mixtos, tanto entre países como entre indicadores. En la mayoría de los países de la OCDE, el ingreso familiar inició una lenta recuperación con respecto a los niveles alcanzados durante la crisis, pero los avances en otras áreas (como el desempleo de largo plazo, el horario de trabajo largo y la participación electoral) no han seguido el mismo patrón en muchos de los casos. Los países que experimentan las caídas más graves en el ingreso familiar desde 2009 (como Grecia, Portugal, Italia y España) continúan afectados en otras áreas, desde un alto desempleo y una menor remuneración, hasta menor asequibilidad de la vivienda. Si bien casi todos los países tuvieron algunas ganancias en las tasas de terminación de la educación media superior y en la esperanza de vida, desde 2009, estos resultados evolucionan en marcos de tiempo muy diferentes en relación con los resultados de bienestar material.

Controlando los recursos para el futuro

El control de las reservas de recursos con los que se cuenta hoy en día, y que pueden ayudar a mantener el bienestar en el tiempo, constituye el primer paso hacia la comprensión de las posibilidades del bienestar futuro. En este informe se considera un conjunto de medidas para ilustrar elementos de las reservas de capital natural, humano, social y económico que pueden determinar las oportunidades de bienestar en el futuro, así como algunas inversiones, posibilidades de agotamiento y factores de riesgo que las afectan. Las tendencias analizadas van desde la creciente concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera hasta el aumento de la escolaridad de los jóvenes adultos, cambios en los niveles de endeudamiento familiar y recientes bajas en la confianza en el gobierno. Este conjunto de indicadores seguirá desarrollándose con el paso del tiempo para complementar el conjunto de indicadores de bienestar actual utilizados en ¿Cómo va la vida? con indicadores de bienestar que capturen mejor el largo plazo.

¿Cómo va la vida para los niños?

No a todos los niños se les brinda el mejor inicio posible en la vida. En los países de la OCDE, 1 de cada 7 niños vive en la pobreza, casi 10% de ellos vive en familias desempleadas, y 1 de cada 10 informa que es víctima de acoso en la escuela. Se trata de desigualdades impactantes en el bienestar de los niños relacionadas con la condición socioeconómica familiar: los niños de familias con mayores recursos tienen mejor salud, competencias más altas, mayor compromiso cívico, y mejores relaciones con sus padres y compañeros. Asimismo, los estudiantes de familias más favorecidas tienen menos probabilidades de ser víctimas del acoso escolar y mayores probabilidades de tener una sensación de pertenencia a la escuela. Estos resultados sugieren que las desigualdades del bienestar entre los adultos se convierten en desigualdades de oportunidades para sus hijos.

Voluntariado y bienestar

El voluntariado se puede expresar a través de formas muy diferentes, desde la participación política hasta la atención a un vecino anciano. La evidencia actual sugiere que en los países de la OCDE, 1 de cada 3 adultos trabaja como voluntario mediante una organización por lo menos una vez al año, y 7 de cada 10 europeos dicen que prestan ayuda informal a amigos, vecinos y desconocidos. El voluntariado puede beneficiar a los propios voluntarios, al aportarles nuevas competencias y conocimientos para mejorar su desarrollo profesional o perspectivas de empleo. De igual manera, los voluntarios reportan un nivel de satisfacción con la vida más alto que quienes no trabajan como voluntarios. Esto sugiere un círculo virtuoso en el que las personas obtienen buenos resultados al hacer el bien. En la zona de la OCDE, el valor del tiempo que las personas dedican al voluntariado puede ser de cerca de 2% del PIB. Si bien se trata de una aproximación, esto sugiere que el voluntariado proporciona una contribución considerable, aunque en gran medida oculta, a la sociedad en general.

El lugar de residencia de las personas afecta mucho su bienestar

El lugar de residencia de las personas influye de manera fundamental en muchos de los factores que conforman la vida del ser humano, como la seguridad personal, la contaminación atmosférica, las oportunidades de empleo y el acceso a servicios básicos. Algunas veces, las disparidades en calidad de vida y condiciones materiales dentro de los países suelen ser tan grandes como las que existen entre países distintos. Por ejemplo, en 2014 la diferencia en la tasa de desempleo entre las regiones con el mejor y el peor desempeño en Turquía, España e Italia fue cercana a 20 puntos porcentuales. Esta cifra es casi tan grande como la diferencia en el promedio nacional de desempleo entre Grecia y Noruega. Asimismo, las regiones difieren considerablemente en el grado de desigualdad en la distribución del ingreso, con niveles de desigualdad particularmente altos en regiones con grandes zonas metropolitanas. Con evidencia sugiriendo que algunas brechas regionales en el bienestar se amplifican con el paso del tiempo, la necesidad de una perspectiva regional es cada vez más apremiante.

© OECD

Este resumen no es una traducción oficial de la OCDE.

Se autoriza la reproducción de este resumen siempre y cuando se mencionen el título de la publicación original y los derechos de la OCDE.

Los resúmenes multilingües son traducciones de extractos de publicaciones de la OCDE editados originalmente en inglés y en francés.

Pueden obtenerse en forma gratuita en la librería en Internet de la OCDE www.oecd.org/bookshop

Si desea más información, comuníquese con la Unidad de Derechos y Traducciones, Dirección de Asuntos Públicos y Comunicación de la OCDE en: [email protected] o por fax: +33 (0)1 45 24 99 30.

OECD Rights and Translation unit (PAC)
2 rue André-Pascal, 75116
Paris, Francia

Visite nuestro sitio www.oecd.org/rights

OECD

¡Lea la versión completa en inglés en OECD iLibrary!

© OECD (2014), How's Life? 2015: Measuring Well-being, OECD Publishing.
doi: 10.1787/how_life-2015-en

 



Visit the OECD web site