OECD Multilingual Summaries

OECD Skills Outlook 2015

Youth, Skills and Employability

Summary in Spanish

Cover
Lea el libro completo en:
10.1787/9789264234178-en

Perspectivas de las competencias en la OCDE 2015

La juventud, las competencias y su empleo

Resumen en español

Durante el 2013 en los países de la OCDE, 39 millones de personas de 16 a 29 años de edad ni trabajaban ni estudiaban o se capacitaban (NINI), 5 millones más que antes de la crisis económica del 2008. Para el 2014 las estimaciones muestran una pequeña mejora. Las cifras son particularmente altas en los países del suroeste de Europa que fueron fuertemente afectados por la crisis. Por ejemplo, en Grecia y España, más del 25% de los adultos jóvenes eran NINIs en 2013. Aún más preocupante: cerca de 20 millones de jóvenes no están matriculados en la escuela ni buscan empleo. Por lo tanto, pueden encontrarse excluidos en sus países del alcance de los sistemas educativo y de seguridad social, y del mercado laboral.

Estas cifras representan no solo una desgracia para las personas en cuestión sino también una inversión malgastada, debido a que las competencias adquiridas durante la educación no son empleadas en forma productiva, así también, representan una carga potencial a sus países: desde menor recaudación fiscal, pagos más elevados de seguridad social, e inestabilidad social que puede aumentar cuando parte de la población se encuentra desempleada y afectada moralmente. Los jóvenes deberían ser un activo de la economía y no un potencial pasivo.

¿Qué yace en el origen de este inaceptable desperdicio de potencial humano? Entre otras cosas, demasiados jóvenes abandonan la educación sin haber adquirido las habilidades correctas lo que les dificulta encontrar trabajo. De acuerdo al Programa para la Evaluación Internacional de las Competencias de los Adultos (PIAAC, por sus siglas en inglés), el 10% de los recién graduados tiene habilidades de comprensión lectora pobre y el 14% tiene habilidades de comprensión matemática pobre. Más del 40% de los jóvenes que dejaron la escuela antes de concluir su educación postsecundaria tienen competencias lectoras y matemáticas pobres.

Además, son demasiados los jóvenes que abandonan la educación con poca experiencia en el mundo laboral. Menos del 50% de los alumnos en programas de formación profesional (FP), y menos del 40% de alumnos en programas académicos en los 22 países de la OCDE y regiones cubiertas por el Estudio de Habilidades de los Adultos participan en algún tipo de aprendizaje en el lugar de trabajo.

Incluso los jóvenes con competencias sólidas tienen problemas para encontrar trabajo. Muchas empresas hallan muy costoso contratar personas sin experiencia laboral. De hecho, los jóvenes tienen el doble de probabilidad de ser desempleados como los adultos jóvenes que son.

Pero aún aquéllos jóvenes con éxito en ingresar al mercado laboral con frecuencia enfrentan obstáculos para desarrollar sus habilidades y avanzar en su carrera profesional. Por ejemplo, uno de cada cuatro jóvenes empleados es contratado temporalmente. Estos empleados tienden a usar menos sus habilidades y tienen menos oportunidades de formación que los trabajadores contratados de forma indefinida. En tanto que el 12% de los jóvenes empleados están sobre cualificados para llevar a cabo su trabajo, lo que significa que algunas de sus competencias son subutilizadas o no explotadas, y que sus empleadores no se benefician completamente de la inversión en dichos jóvenes.

Dada la baja tasa de crecimiento prevista para muchos países de la OCDE, en particular los europeos, es improbable que el escenario mejore pronto en los próximos años. ¿Qué se puede hacer mientras tanto?

Asegurar que todos los jóvenes salgan de la escuela con una gama de competencias importantes

Los jóvenes necesitan tener una amplia gama de competencias ̶ cognitiva, social, emocional ̶ para ser exitosos en todos los ámbitos de sus vidas. El Programa de Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) encuentra una fuerte conexión entre la asistencia a la educación preescolar y un mejor rendimiento posteriormente en lectura, matemáticas y ciencia, en particular entre los alumnos menos favorecidos en términos socio‑económicos. Los países pueden ofrecer a todos los niños educación preescolar de alta calidad para ayudar a mitigar las desigualdades en los resultados en la educación y dar a cada niño un inicio fuerte en sus carreras educativas.

Los profesores y los líderes escolares pueden también ayudar a identificar en una etapa temprana a los alumnos de bajo rendimiento y darles el apoyo o los programas especiales que pueden necesitar para ayudarles a lograr la competencia suficiente en lectura, matemáticas y ciencia, a desarrollar sus competencias sociales y emocionales, y evitar que abandonen la escuela por completo.

Ayudar a los alumnos que no completan sus estudios a ingresar al mercado laboral

Los educadores y los empleadores pueden trabajar juntos para asegurar que los estudiantes obtengan el tipo de competencias que se demandan y que esas habilidades sean usadas desde el comienzo de la vida laboral de un joven. El aprendizaje en el lugar de trabajo puede incorporarse tanto en programas postsecundarios académicos y de FP. Este tipo de aprendizaje beneficia a los estudiantes y a los empleadores: los estudiantes se familiarizan con el mundo laboral y con las competencias que son valiosas en el lugar de trabajo, que incluye las competencias sociales y emocionales como las habilidades de comunicación y el trabajo en colaboración; y los empleadores llegan a conocer a sus posibles contrataciones, que han sido formados de acuerdo a sus propios estándares.

Desmantelar las barreras institucionales al empleo juvenil

Es importante que los jóvenes que ingresan al mercado laboral por medio de contratos temporales, encuentren en ellos la vía a un empleo más estable, y no a una serie de situaciones precarias que eleven el riesgo de volverlos jóvenes desempleados. Debe reducirse la asimetría entre las disposiciones de protección al empleo que hacen costosa la conversión de contratos por tiempo determinado en contratos indefinidos. Los salarios mínimos, los impuestos y las contribuciones sociales deberían someterse a escrutinio y, en caso necesario, ser ajustadas cuando se trate de disminuir el costo de los empleadores para contratar jóvenes con poca experiencia laboral.

Identificar y ayudar a reintegrarse a aquellos NINIs que se encuentran actualmente fuera de alcance

Los gobiernos necesitan identificar a los millones de jóvenes NINIs quienes están teniendo problemas para incorporarse al mercado laboral o se han desocupado. Los servicios públicos de empleo, las instituciones sociales y los sistemas de educación y formación pueden ayudar a estos jóvenes a encontrar empleo o a reingresar a una segunda oportunidad de educación o formación. Un sistema de obligaciones mutuas entre los jóvenes y las instituciones de educación y empleo puede ayudar tanto a identificar y apoyar a estos NINIs.

Facilitar una mejor compatibilidad entre las competencias de los jóvenes y los empleos

Anticipar las competencias requeridas en la fuerza laboral y asegurar que las mismas sean desarrolladas por los sistemas de educación y formación podría limitar la incidencia de incompatibilidad entre las competencias de los jóvenes y los empleos. Debido a que muchos empleadores encuentran dificultad en evaluar las competencias de los nuevos trabajadores jóvenes, especialmente en países con sistemas educativos complejos, los educadores y el sector empresarial pueden trabajar juntos para diseñar la currícula que de manera precisa refleje las competencias reales de los recién egresados.

© OECD

Este resumen no es una traducción oficial de la OCDE.

Se autoriza la reproducción de este resumen siempre y cuando se mencionen el título de la publicación original y los derechos de la OCDE.

Los resúmenes multilingües son traducciones de extractos de publicaciones de la OCDE editados originalmente en inglés y en francés.

Pueden obtenerse en forma gratuita en la librería en Internet de la OCDE www.oecd.org/bookshop

Si desea más información, comuníquese con la Unidad de Derechos y Traducciones, Dirección de Asuntos Públicos y Comunicación de la OCDE en: [email protected] o por fax: +33 (0)1 45 24 99 30.

OECD Rights and Translation unit (PAC)
2 rue André-Pascal, 75116
Paris, Francia

Visite nuestro sitio www.oecd.org/rights

OECD

¡Lea la versión completa en inglés en OECD iLibrary!

© OECD (2014), OECD Skills Outlook 2015: Youth, Skills and Employability, OECD Publishing.
doi: 10.1787/9789264234178-en

 



Visit the OECD web site