Panorama Social de América Latina

Spanish
Frequency
Annual
ISSN: 
1684-1409 (online)
http://dx.doi.org/10.18356/4596003c-es
Hide / Show Abstract
Also available in English
 
Panorama Social de América Latina 2014

Panorama Social de América Latina 2014 You do not have access to this content

Spanish
Click to Access: 
    http://oecd.metastore.ingenta.com/content/3360d279-es.pdf
  • PDF
  • http://www.keepeek.com/Digital-Asset-Management/oecd/drugs-crime-and-terrorism/panorama-social-de-america-latina-2014_3360d279-es
  • READ
Author(s):
UN
31 Dec 2014
Pages:
298
ISBN:
9789210572095 (PDF)
http://dx.doi.org/10.18356/3360d279-es
Also available in English
loader image

Expand / Collapse Hide / Show all Abstracts Table of Contents

  • Mark Click to Access
  • Presentación
    En esta edición de 2014 del Panorama Social de América Latina se presentan las mediciones de la CEPAL de la pobreza por ingresos y se analiza la pobreza desde una perspectiva multidimensional. La aplicación de estos dos enfoques a los datos sobre los países de la región permite reforzar la idea de que, más allá de los avances logrados en la última década, la pobreza persiste como un fenómeno estructural que caracteriza a la sociedad latinoamericana. Con el objeto de contribuir a un diseño más integral de las políticas públicas para superar la pobreza y la desigualdad socioeconómica, además de examinarse las tendencias recientes del gasto social se profundiza en el análisis de brechas en tres ámbitos: juventud y desarrollo, desigualdad de género en el mercado laboral y segregación residencial urbana.
  • Síntesis
  • La pobreza en América Latina, logros alcanzados y nuevos desafíos
    Como se señala en Pactos para la igualdad: hacia un futuro sostenible (CEPAL, 2014c), los países de América Latina y el Caribe enfrentan hoy el reto de seguir impulsando los progresos significativos en la reducción de la pobreza y el desempleo, así como ampliar los incipientes avances en la distribución del ingreso, alcanzados en conjunto con la consolidación democrática, la estabilidad macroeconómica y las políticas sociales. Dichos logros parecen estar encontrando límites, ya sea para sostenerse o para expandirse. Estos límites se traducen en la disminución del ritmo o el estancamiento de los procesos de reducción de la pobreza y la indigencia, y de mejora de la distribución del ingreso, especialmente después de la crisis internacional de 2008, los que serán evidenciados en este capítulo y el siguiente.
  • Distribución del ingreso, polarización y percepciones
    Una de las características distintivas de América Latina ha sido la desigualdad en la distribución tanto de los recursos como de los derechos. Si bien no se trata ni mucho menos de la región más pobre del mundo, sí se destaca por ser la más inequitativa, lo que representa un serio condicionante para el bienestar actual y el desarrollo futuro de sus sociedades y economías. En las sucesivas publicaciones de su “trilogía de la igualdad” (2010, 2012 y 2014), la CEPAL ha delineado este desafío y ha identificado su superación como un requisito indispensable para mantener los logros recientes y trazar una nueva senda que permita lograr un círculo virtuoso de crecimiento e inclusión. En este capítulo del Panorama Social se muestra la evolución reciente de la desigualdad del ingreso y se pone de relieve la tendencia al enlentecimiento de los avances en esta materia en los últimos años. Asimismo, se presenta un análisis de la polarización de las sociedades latinoamericanas, procurándose una aproximación que permita entender las recientes manifestaciones de descontento colectivas acaecidas en algunos países de la región.
  • Juventud: áreas críticas de la agenda para el desarrollo con igualdad
    La integración de la población juvenil en los procesos de desarrollo es crucial para avanzar hacia una sociedad más igualitaria. El nexo entre la educación y el empleo es uno de los ejes fundamentales de la inclusión social en esa etapa de la vida. Es importante comprender la diversidad de situaciones y trayectorias juveniles existentes, que conviven en cierta tensión con dificultades de inclusión específicas de este grupo etario, y no estigmatizar a los y las jóvenes que se encuentran, al menos transitoriamente, desafiliados de esas dos instituciones. Asimismo, es preciso borrar el estigma de la juventud violenta, al ser un elemento que dificulta el desarrollo en igualdad. Entender los procesos de inserción social en contextos de creciente violencia en la región es fundamental para configurar alternativas de salida de esas situaciones. Por otra parte, la participación de las juventudes en el diseño y el debate de las estrategias de desarrollo es clave para lograr progresos significativos.
  • Desigualdades de género en el mercado laboral y sus efectos sobre la desigualdad socioeconómica: ¿cuánto se podría avanzar?
    En los últimos años, la CEPAL ha situado el tema de la igualdad en un lugar central de la agenda de la región, explicitando un concepto amplio de igualdad, que va más allá de la justicia distributiva y se enriquece con exigencias de reconocimiento, dignidad y autonomía de los sujetos (CEPAL, 2014). Esta autonomía depende del rango de opciones y de los recursos que ponga a disposición de las personas la sociedad en la que viven (Lechner, 2002). La CEPAL ha puesto también de relieve la problemática de la igualdad entre varones y mujeres, enfatizando en el trabajo no remunerado que realizan las mujeres dentro de los hogares, en su valor económico y en las restricciones que estas actividades imponen para el logro de la autonomía económica femenina y la inserción plena en el mercado laboral (CEPAL, 2013). En este marco, la perspectiva de género se torna indispensable para analizar las desigualdades imperantes en las sociedades y sus entrecruzamientos, ya que pone en el centro de la discusión temas y miradas que los enfoques más tradicionales esconden bajo un “silencio conceptual” (Bakker, 1999). Se quiebra así la resistencia a reconocer que el mercado laboral expresa y reproduce un espacio social marcado por las asimetrías entre hombres y mujeres (Rico y Marco, 2006), y a la vez se otorga relevancia conceptual y política a las relaciones de género en el funcionamiento de la economía en general y del mercado laboral en particular. En múltiples estudios se ha argumentado que la ausencia de esa perspectiva impide comprender la posición diferente que tienen hombres y mujeres como agentes económicos y como sujetos de las políticas económicas (Giosa y Rodríguez, 2010), al mismo tiempo que invisibiliza el trabajo doméstico no remunerado como condicionante y soporte del funcionamiento del mercado de trabajo.
  • La segregación residencial y la reproducción de las desigualdades
    En general, los grupos socioeconómicos tienden a tener patrones distintivos de localización en las ciudades. Si estos entrañan distancias físicas que dificultan o impiden la interacción, el reconocimiento y la cooperación de estos grupos, es probable que se debiliten la cohesión social y la gobernabilidad de la ciudad. Si el patrón de localización de los grupos socioeconómicos favorece la reproducción de las desigualdades sociales en la ciudad, porque dificulta la movilidad social ascendente de los grupos desaventajados, o genera prebendas y rentas adscritas a los grupos acomodados, o segmenta y excluye a los pobres de los principales circuitos por donde circulan las distintas formas de capital, emerge la segregación residencial socioeconómica. Esta constituye un desafío fundamental para la construcción de ciudades inclusivas y sostenibles.
  • Tendencias recientes del gasto social y la inversión social en la juventud
    En este capítulo se abordan las mediciones tradicionales del gasto social destinadas a reflejar su prioridad dentro del gasto total en el marco del ciclo económico, actualmente caracterizado por una desaceleración a nivel mundial, y sus consecuencias en la disminución del crecimiento a nivel regional, después de registrarse repuntes menores tras la crisis financiera internacional de 2008 y 2009. Asimismo, se analiza el nivel de prociclicidad del gasto social y si se han mantenido las tendencias más recientes de su comportamiento contracíclico. Además, se analizan brevemente la distribución sectorial del gasto público social, su evolución de largo y mediano plazo, los cambios en su composición y los rasgos de ciclicidad de sus componentes.
  • Add to Marked List