Perspectivas Económicas de América Latina

OECD Development Centre

Spanish
Frequency :
Annual
ISSN :
2072-5183 (online)
ISSN :
2072-5191 (print)
DOI :
10.1787/20725183
Hide / Show Abstract

Las Perspectivas Económicas de América Latina es el análisis económico anual que realiza Centro de Desarrollo de la OCDE en colaboración con la CEPAL y el CAF. Cada edición incluye un resumen macroeconómico además de un análisis de las dinámicas que configuran la región en el contexto del movimiento de la riqueza, particularmente hacia economías emergentes. Cada volumen incluye también una revisión profunda de algún tema especial relacionado con el desarrollo latinoamericano, que toma en cuenta los retos y las oportunidades estratégicas futuras que tendrá la región. Mayor información disponible en http://www.latameconomy.org/es/

Also available in: English, French, Portuguese
 
Perspectivas económicas de América Latina 2016

Latest Edition

Perspectivas económicas de América Latina 2016

Hacia una nueva asociación con China You do not have access to this content

OECD Development Centre

Spanish
Click to Access: 
    http://oecd.metastore.ingenta.com/content/4115084e.pdf
  • PDF
  • http://www.keepeek.com/Digital-Asset-Management/oecd/development/perspectivas-economicas-de-america-latina-2016_9789264246348-es
  • READ
Author(s):
OECD, CAF, ECLAC
12 Dec 2015
Pages :
240
ISBN :
9789264246348 (PDF) ; 9789264246331 (print)
DOI :
10.1787/9789264246348-es

Hide / Show Abstract

La edición 2016 de Perspectivas Económicas de América Latina explora los lazos cambiantes entre la región y China. A lo largo de la última década, China se ha posicionado como uno de sus socios comerciales más importantes. Esta relación está adquiriendo hoy una nueva dimensión, y ofrece a América Latina la oportunidad para construir una asociación mutuamente benéfica. En la medida en que China se transforme gradualmente de una economía basada en las exportaciones y la inversión hacia una basada en el consumo y los servicios, entre otros factores, América Latina tiene mucho que ganar participando más allá de un simple rol de proveedor de materias primas. El informe se basa en el análisis de diferentes canales a través de los cuales el nuevo modelo de China impactará la región, incluyendo el comercio, el financiamiento y la estrategia de competencias. Con base en ellos, identifica respuestas de política de largo plazo para contribuir a que América Latina fortalezca su asociación con China. El reporte destaca experiencias valiosas y mejores prácticas en estas áreas y propone estrategias para permitir a la región consolidar un crecimiento de largo plazo mientras asegura continuidad en su agenda social.

Also available in: English
loader image

Expand / Collapse Hide / Show all Abstracts Table of Contents

  • Mark Click to Access
  • Prólogo y Agradecimientos

    El informe Perspectivas económicas de América Latina analiza temas relevantes para el desarrollo económico y social de América Latina. Desde su primera edición, presentada en el marco de la XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno celebrada en noviembre de 2007 en Santiago de Chile, este informe ofrece un análisis comparativo de los resultados de los países de América Latina en relación con otros países y regiones del mundo, compartiendo experiencias y buenas prácticas con las autoridades públicas de la región.

  • Acrónimos y abreviaciones
  • Editorial

    Tras una década completa de convergencia con las economías avanzadas así como de importantes avances en la batalla contra la desigualdad, el crecimiento medio de América Latina caerá por debajo de la media de los países de la OCDE en 2015 por segundo año consecutivo. Las perspectivas a medio plazo tampoco son alentadoras. Estas circunstancias reflejan conocidas debilidades de carácter interno, ilustradas por una productividad y un crecimiento de la inversión bajos, acompañados por el deterioro del entorno exterior y varios retos sociales. América Latina continúa siendo la región del mundo donde existe mayor desigualdad, una región donde la pobreza todavía afecta al 28% de su población y persiste la informalidad laboral. La consolidación de la economía estadounidense ha tenido un impacto positivo para algunas economías en América Latina pero los efectos en el medio plazo todavía están por verse, sobre todo porque la contracción monetaria derivada de ello conducirá a condiciones financieras más restrictivas. La actividad económica también se está recuperando pero a un ritmo más lento del esperado en Europa y Japón.

  • Resumen ejecutivo

    El informe Perspectivas económicas de América Latina 2016 analiza cómo América Latina debería mejorar y profundizar su asociación con China como parte de su agenda de desarrollo. China ha sido – y continuará siendo – un elemento de cambio real para la región. En las últimas décadas el centro de gravedad de la economía mundial se ha desplazado desde las economías de la OCDE hacia las economías emergentes, un fenómeno conocido como "desplazamiento de la riqueza mundial". A día de hoy los vínculos entre América Latina y China están evolucionado mucho más allá del comercio, con el desafío que ello conlleva para que los países de América Latina adopten reformas específicas que estimulen el crecimiento inclusivo y construyan una asociación de mutuo beneficio con China.

  • China y América Latina: Hacia una asociación por el desarrollo

    El informe Perspectivas económicas de América Latina 2016 analiza la evolución de la relación entre China y América Latina. Este capítulo ofrece un panorama de los vínculos económicos recientes y futuros entre estas regiones, y cubre ámbitos esenciales como el comercio, los flujos financieros, las competencias y las políticas de desarrollo productivo. También identifica estrategias y respuestas de política pública para que América Latina enfrente con éxito sus desafíos de desarrollo, tanto en el corto como en el mediano plazo, algunas de las cuales pueden ser desarrolladas en asociación con China.

  • Perspectivas macroeconómicas para América Latina

    Las elevadas tasas de crecimiento económico registradas en América Latina en los años 2000, impulsadas por condiciones externas favorables, hoy son historia. La región sigue luchando contra un entorno externo en deterioro, que, pese a no experimentar ninguna crisis interna fundamental, está conduciendo a modestas tasas de crecimiento. Los pronósticos de crecimiento a mediano plazo, sin embargo, muestran nuevas revisiones a la baja. Esto sugiere que el crecimiento del producto potencial es menos robusto de lo que se esperaba, lo cual podría representar un riesgo para los recientes logros socioeconómicos. Este capítulo evalúa las perspectivas de crecimiento de América Latina en el desafiante entorno internacional y explora el grado de vulnerabilidad de la región frente a nuevos cambios adversos en las condiciones externas. La perspectiva interna se centra en la necesidad de estabilizar e incrementar las tasas de inversión y productividad. La perspectiva externa hace énfasis en el efecto de la "nueva normalidad" de China y analiza hasta qué punto la ralentización del crecimiento y el cambio estructural en China están afectando también a América Latina. A continuación, el capítulo explica de qué modo estos factores influyen en los principales indicadores financieros y reales en la región, y redefinirán el entorno externo durante la próxima década. El capítulo termina con propuestas de política económica a corto y largo plazo, poniendo de relieve las diferencias sociales y económicas entre los países latinoamericanos.

  • La nueva normalidad china y América Latina en el desplazamiento de la riqueza mundial

    En este capítulo se analiza el papel de China y América Latina en el proceso de desplazamiento de la riqueza mundial. La primera sección aborda la forma en la que la integración de China en la economía global determinó la fase inicial del desplazamiento de la riqueza mundial, en la cual América Latina fue esencialmente un espectador. La segunda sección analiza la predecible evolución del proceso, a la luz de varias tendencias estructurales y políticas desarrolladas en China (p. ej. envejecimiento de la población, aumento de la clase media y proceso de transformación estructural). La tercera sección explora la relación de China y América Latina con la "trampa del ingreso medio", a través de un análisis discriminante que selecciona las características que los separan de los países que evitaron dicha trampa. El capítulo concluye con un resumen de las principales conclusiones.

  • Comercio entre América Latina y China: Tendencias pasadas y oportunidades futuras

    El reciente periodo de auge comercial favoreció a los exportadores de productos primarios en América Latina y dio como resultado una fuerte concentración de las exportaciones a China en unos pocos productos, en comparación con el comercio con todo el mundo. Las importaciones desde China también aumentaron considerablemente, y la penetración de estas importaciones y la competencia con fabricantes de manufacturas regionales crecieron en ciertos mercados. El impacto de estas importaciones en la región es mixto. En algunos casos, el crecimiento de las importaciones chinas fomentó la competitividad y la productividad en la región, a través del suministro de insumos intermedios más baratos y eficientes para las empresas. El comercio de bienes intermedios y a través de cadenas globales de valor (CGV) también se expandió notablemente entre las dos regiones. Sin embargo, esta dinámica parece estar cambiando. Luego de un fuerte auge comercial entre la región y China durante la última década y media – que multiplicó por 20 el valor del comercio con China entre 2000 y 2014, en comparación al comercio con el resto del mundo, donde el valor del comercio se triplicó –, el comercio se ha debilitado recientemente debido al menor dinamismo de la demanda china. Esta disminución de la demanda revela la importancia de reevaluar las oportunidades que el comercio con China le ofrece a la región, tales como el aumento en la demanda de productos agrícolas y el aumento en los retos para lograr diversificar la estructura productiva. Para incrementar sus beneficios, los países latinoamericanos podrían profundizar su integración en cadenas regionales de valor a fin de sacar provecho de las diversas oportunidades que surjan globalmente, sobre todo en una mayor integración en el sector de los servicios.

  • Tendencias y escenarios a futuro para una asociación América Latina-China

    Este capítulo sienta las bases para comprender varias tendencias en la relación entre China y América Latina y el Caribe, a la vista de los patrones cambiantes de la estrategia de desarrollo chino. Basándose en el análisis de posibles canales de transmisión creados por la transformación de China para la región, incluidos el comercio, las finanzas y los desafíos estructurales que ello puede desencadenar, el capítulo identifica estrategias y respuestas políticas para que América Latina saque el mayor provecho de esta asociación y supere sus desafíos de desarrollo.

  • Add to Marked List
  • Expand / Collapse Hide / Show all Abstracts Notas país

    • Mark Click to Access
    • Argentina

      China es el segundo socio comercial de Argentina después de Brasil, con una cesta de exportaciones concentrada principalmente en productos básicos. En el año 2014, el 7% de las exportaciones de Argentina tuvieron como destino China, mientras que el 16% del total de importaciones del país provinieron de China. Las exportaciones, en términos de valor agregado, de Argentina a China se concentran en el sector agrícola (57%), con una participación más pequeña de la minería (6%), tipos de productos de baja tecnología a alta tecnología (20%) y servicios (17%). En cambio, la mayoría de las importaciones, en términos de valor agregado, chinas (67%) provienen de industrias de nivel tecnológico medio-alto y alto.

    • Brasil

      China es el principal socio comercial de Brasil. En el año 2014, el 18% del total de exportaciones de Brasil tuvieron como destino China y el 16% del total de importaciones del país provinieron de China. Aproximadamente más la mitad de las exportaciones, en términos de valor agregado, brasileñas a China fueron productos agrícolas y mineros, con un porcentaje menor de tipos de productos de baja tecnología a alta tecnología (20%) y servicios (21%). En cambio, más de la mitad de las importaciones, en términos de valor agregado, chinas (55%) son productos de nivel tecnológico medio-alto y alto.

    • Chile

      China es el principal socio comercial de Chile, con una cesta de exportaciones concentrada sobre todo en los productos de cobre. En 2014 el 25% de las exportaciones chilenas tenían como destino China, lo que convirtieron a este país en su principal destino exportador. Asimismo, el 21% de las importaciones totales de Chile provinieron de China, convirtiéndola en la segunda fuente de importaciones de Chile. Casi el 80% de las exportaciones, en términos de valor agregado, chilenas con destino a China se concentran en el sector minero y en los productos con nivel tecnológico bajo y mediobajo (relacionados sobre todo con el cobre refinado, los minerales de cobre y el cobre sin refinar), con una menor participación de los servicios (18%). En cambio, la mayoría de importaciones, en términos de valor agregado, chinas (47%) provienen del sector servicios o de industrias de nivel tecnológico medio-alto y alto (31%).

    • Colombia

      China se ha convertido en el segundo socio comercial de Colombia solo por detrás de los Estados Unidos. En 2014 el 11% de las exportaciones de Colombia tuvieron como destino China. La mayoría de las exportaciones, en términos de valor agregado, a China se concentraron en la minería (57%) y en los productos de nivel tecnológico bajo y medio (26%). En cambio, los servicios representaron el 17% del total de exportaciones y se concentraron sobre todo en los servicios tradicionales. En 2014 Colombia importó el 19% de sus bienes y servicios de China. Las importaciones, en términos de valor agregado, se concentraron en productos nivel tecnológico medio-alto (30%) y alto (52%) concentrando más de tres cuartas partes de las mismas.

    • Costa Rica

      China es el segundo destino comercial de Costa Rica, con una cesta de exportaciones concentrada principalmente en microcircuitos electrónicos. En 2013 el 3% de las exportaciones de Costa Rica tuvieron como destino China y el 10% del total de importaciones de Costa Rica provinieron de China, convirtiendo a este país en la segunda fuente de importaciones para Costa Rica. Más del 85% de las exportaciones, en términos de valor agregado, costarricenses a China se concentran en el sector industrial de nivel tecnológico medio-alto y alto (sobre todo circuitos integrados), con una menor participación de los servicios (14%). Asimismo, la mayoría de importaciones, en términos de valor agregado, chinas (53%) provienen de industrias de nivel tecnológico medio-alto y alto.

    • República Dominicana

      Los vínculos comerciales entre la República Dominicana y China son recientes pero prometedores. En 2014 las ventas a China representaron el 2% del total de exportaciones de bienes, concentrados sobre todo en los productos básicos. Los minerales de cobre representaron el 32% del total de exportaciones seguidos de las ferroaleaciones (25%), los desperdicios de cobre (12%), el instrumental médico (7%) y los desperdicios de hierro (4%). Las importaciones de China en 2014 ascendieron al 12%, convirtiendo a China en la segunda fuente de importaciones después de los Estados Unidos.

    • México

      China es el cuarto socio comercial de México, aunque debido a sus fuertes lazos con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés) su potencial comercial con China todavía no ha logrado desarrollarse al máximo. En el año 2014, el 2% de las exportaciones de México tuvieron a China como destino y el 17% del total de importaciones del país provinieron de China. La mayoría de las exportaciones, en términos de valor agregado, mexicanas a China se concentran en las industrias de nivel tecnológico medio-alto y alto (40%) y en la minería (30%). La mayoría de las importaciones, en términos de valor agregado, de China provienen de industrias de nivel tecnológico medio-alto y alto (67%). En particular, el 75% de las importaciones mexicanas de China fueron insumos intermedios, mientras que el 11% fueron bienes de capital.

    • Panamá

      En los últimos años China se ha convertido en uno de los principales socios comerciales de Panamá, con una cesta de exportaciones concentrada sobre todo en los productos básicos. En 2014 el 9% de las exportaciones panameñas tenían como destino China, siendo este país su tercer destino exportador. De forma similar, China es la cuarta fuente de importaciones para Panamá, con el 8% del total de importaciones panameñas provenientes de esta economía asiática. Panamá exporta sobre todo productos agrícolas y mineros, en especial desperdicios de cobre (42% del total de exportaciones a China), harinas, polvos y pellets (24%) y desperdicios de aluminio (14%).

    • Perú

      Durante las últimas décadas, China ha pasado a ser uno de los socios económicos más importantes para el Perú, con un especial interés en el comercio de productos básicos como el cobre y el oro. El Perú ha experimentado un incremento notable de sus exportaciones a China, especialmente durante el período 2000 y 2007 con unas tasas de crecimiento entre el 35% y el 50%. Durante el año 2014 el 18% de las exportaciones peruanas tuvieron como destino China, convirtiendo a este país en el principal destino exportador del Perú. En cuanto a los sectores económicos, el 70% de las exportaciones a China se concentraron en manufacturas basadas en recursos naturales y el 30% de las exportaciones se concentraron productos primarios. Asimismo, el 21% de las importaciones peruanas durante 2014 provinieron de China, convirtiendo a su vez a este país en su principal fuente de importaciones. Mientras que el 92% de las importaciones, era de manufacturas no basadas en recursos naturales.

    • Uruguay

      China es el segundo socio comercial de Uruguay. En 2014 las exportaciones a China representaron el 17% del total de exportaciones (incluidas las exportaciones de soya desde la Zona Franca de Nueva Palmira), la mayoría de las cuales se concentraron en los productos básicos. La soya representó el 52% del total de exportaciones a China, seguida de la carne (18%), la pasta de celulosa (17%), la lana y los tejidos (6%), los productos cárnicos (3%), el cuero (1%) y la madera (1%). En 2014 las importaciones de China representaron el 22% del total de importaciones uruguayas, de entre las que destacan los productos tecnológicos, como teléfonos móviles y computadoras.

    • Nota metodológica sobre las definiciones y variables utilizadas
    • Add to Marked List